Lo que me he reído y lo desagradecida que es la labor del artista. Porque esto es arte, señores, no se engañen. Se lo dice una que se ha fabricado sus propios cuentos ilustrados, entre otras cosas, desde chinorri en clase de Pretecnología*. Como ya habrán supuesto por el nombre, ya llovió desde la EGB.
[*Para los de la ESO: asignatura cuaternaria que englobaba bellas artes y otras manufacturas creativas y/o técnico-prácticas de expresión plástica en general].

Olmo González

Voy a narrar las maravillosas aventuras que le acontecerán a usted si, en un arranque de locura, decide encuadernar (en el sentido más básico y precario de la palabra) un libro de fotografías. Si este post no logra convencerle de que dar forma física a un libro por usted mismx es un terrible error, quedarán en su conciencia y no en la mía cuantos acontecimientos deriven de su irresponsabilidad y menosprecio a mis advertencias. Comencemos.

El primer paso para obtener un libro de fotografías, como usted habrá sospechado, es tener esas fotografías. No importa si las realiza usted o si rebusca en internet, en cajones familiares o en la basura, la cuestión es tener las suficientes fotografías como para poder organizarlas en forma de libro. Aunque siempre podrá idear un libro sin fotografías, incluso sin libro, pero eso ya lo habrá hecho alguien. También podríamos debatir sobre qué es…

Ver la entrada original 2.086 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s