Ricitos de oro y el transeunte

Cuéntame otro cuento. POR FAVOR .

Últimas voluntades, cuentos contra dios, píldoras textuales y fotos de ocasión

Ricitos de oro paseaba por el parque del Oeste de Madrid y en el observatorio de aves, que por cierto estaba muy revolucionado….república en el observatorio de avesEncontró la casita de un indigente, penetró en ella y tal como era su costumbre lo curioseó todo.

comida del transeunteSe sentó en la mesa del transeunte y probó de su comida

cama del transeunte

Se acostó en la cama del transeunte a echar la siesta

relog del transeunteAl despertar miró la hora en el reloj del traseunte y se dió cuenta de lo tarde que se le había hecho. Se acicaló en el espejo y se fue corriendo con los pajaritos

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s