La muerte distante es un espectáculo y puede ser rentable también

NADA QUE AÑADIR.

Últimas voluntades, cuentos contra dios, píldoras textuales y fotos de ocasión

Principes borbones de funeral

Sucedió cuando los trenes del metro de Madrid aun eran manejados por dos personas: el conductor y un jefe de tren que abría y cerraba las puertas y daba la orden de marcha.

Era la una y media de la madrugada y viajaba en el metro suburbano de Madrid que estaba atravesando en ese momento la Casa de Campo a cielo abierto. El tren se paró en la noche en medio del bosquecillo. Y tardaba en arrancar. Yo iba en el tercer coche del convoy y vi al jefe de tren que venía hacia atrás hablando a la gente; pensé que pasaría a mi vagón y daría la explicación que fuese.

Al llegar, el jefe explicó que un hombre se había arrojado al paso del tren y había sido arrollado. El conductor estaba, dijo, paralizado por una crisis de nervios y no se podía mover y él debía bajar a…

Ver la entrada original 1.260 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s